La llegada del verano y de las buenas temperaturas supone que vuelvas a activar los ventiladores y los equipos de aire acondicionado.

Son dos dispositivos que te permiten llevar mucho mejor el calor, pero también incrementan la facturas de luz.

Por ello, te traemos algunos consejos que te permitirán ahorrar dinero y, además beneficiar al medio ambiente

Cómo reducir tu factura y ayudar al medio ambiente

Toma en consideración estos tips para conseguir tu objetivo de pagar menos por el consumo de electricidad y, a la vez, reducir la contaminación:

Revisar el aislamiento de la vivienda es uno de los primeros pasos que debes de llevar a cabo. Te permitirá reducir la cantidad de calor que recibes en tu casa. Tener bien cuidadas tanto tus puertas como tus ventanas con sistemas de cierre y ajuste de calidad te permitirá impedir la entrada de frío o calor. De hecho, unos de los principales problemas en el ahorro de energía son los sistemas de aire acondicionado y las calefacciones

Además, si necesitas hacer obras para cambiar el material de aislamiento de las paredes, es interesante que aproveches la ocasión para solicitar unas nuevas ventanas de acristalamiento doble con una capa de bajo emisivo y unos marcos de PVC. Si vives en una zona con temperaturas variables, se notará para reducir tu factura a finales de mes.

Adicionalmente, cuando cambies tus equipos de calefacción y refrigeración, es importante que te fijes en otra variable. Generalmente, solo tenemos en cuenta el precio, pero es fundamental que revises también la calificación energética. Los equipamientos más eficientes son los que tienen la A, la B o la C. Quizás el precio de compra sea un poco más alto, pero posteriormente recuperarás esta inversión con una menor factura de la electricidad. 

Vigila a los más pequeños  para que no se dejen las luces abiertas ni dispositivos eléctricos en marcha, ya que esto también afectará en la facturación.

Cómo reducir tu factura y ayudar al medio ambiente

Toma en consideración estos tips para conseguir tu objetivo de pagar menos por el consumo de electricidad y, a la vez, reducir la contaminación:

Si tienes previsto cambiar el sistema de iluminación de tu hogar, te recomendamos que apuestes por las luces led. Las bombillas incandescentes o las luces halógenas tienen la desventaja de que disparan el consumo eléctrico. Esta simple modificación te supondrá un ahorro cercano al 80%.

Indirectamente, este nuevo sistema de iluminación te dará otras ventajas. Por ejemplo,  suele ser mucho mejor a la hora de encajar en la decoración de tu hogar.

Utilizar termostatos que sean reguladores de temperatura también es realmente beneficioso. De esta forma, el calor o el frío se concentra en aquellas zonas donde sea más necesario para lograr un consumo mucho más eficiente. 

Los sensores de presencia que incorporan estos sistemas se pueden combinar con la iluminación led. Así, las bombillas se encienden o se apagan en función de las necesidades de cada uno. A buen seguro que este sistema ya lo habrás visto en centros comerciales o aseos, dado que reduce la factura de la luz y beneficia al medio ambiente. Los temporizadores te permiten programar y regular el consumo, en el caso de que vayas a estar un tiempo fuera de casa. 

Lo más importante es que progresivamente vayas abandonando el sistema stand by. De esta forma, evitarás que cualquier electrodoméstico que no sea imprescindible esté encendido. 

Es fundamental que vayas viendo la posibilidad de usar fuentes de energía mucho más sostenibles, como la solar, la biomasa o la eólica, entre otras. 

Como conclusión, ahorrar energía es fundamental no solo para bajar el gasto en tu factura, sino también para cuidar al planeta. 

Comentarios (0)

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación.
Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Más información